Google+

Minjus transfiere más de un millón de soles para continuar trabajos de exhumación e identificación de víctimas de la violencia



El Ministerio de Justicia transfirió más de un millón de soles al Ministerio Público-Fiscalía de la Nación para que se continúen con los trabajos de identificación de 1500 restos óseos de víctimas de diversos casos de desaparición a nivel nacional, entre los que se encuentra las de la comunidad de Soras y zonas aledañas azotadas por el terror de Sendero Luminoso los años 80.

Así lo anunció el viceministro de Derechos Humanos, José Ávila Herrera, durante la ceremonia de reconocimiento a las víctimas de las violencia del distrito de Soras, provincia de Sucre, región Ayacucho, en el caso conocido como Cabanino o “Expreso de la Muerte”.

El viceministro Ávila reiteró el compromiso del gobierno del presidente Ollanta Humala por reparar a las víctimas de la violencia del período 1980-2000. En tal sentido, anunció que su despacho se encargará de revisar aquellos casos que hasta el momento no han recibido reparaciones de manera individual.

“Como Estado tenemos el deber de hacer público e investigar lo sucedido con el pueblo de Soras, un hecho marcado con el sello de la vergüenza y la deshonra. Por eso le ofrecemos perdón a nombre del Estado, perdón por haberlos olvidado casi 30 años. Desde el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos haremos los esfuerzos por colaborar para sacar adelante este noble pueblo”, señaló en su discurso Ávila Herrera.

El viceministro estuvo acompañado del presidente del Congreso, Víctor Isla, el fiscal de la Nación José Antonio Peláez Bardales y la presidenta de la Comisión de Justicia y Derechos Humanos, Marisol Pérez Tello y los congresistas Ana María Solórzano, Heriberto Benítes y Octavio Salazar.

El fiscal de la Nación hizo entrega a las familias de siete restos de víctimas de la violencia que fueron exhumados e identificados por el Instituto de Medicina Legal. El Dr. José Antonio Peláez Bardales anunció que la Fiscalía de Ayacucho ha denunciado al Comité Central de Sendero Luminoso y al autor de la matanza, Víctor Quispe Palomino, alias camarada “José”, actual mando senderista en el VRAEM.

Cabe recordar que el 16 de julio de 1984, más de cien personas fueron asesinadas por senderistas quienes, en un número de 30 ó 40 integrantes, recorrieron varias comunidades de los distritos de Chipao (Lucanas) y Soras (Sucre), a bordo de un bus de la empresa Expreso Cabanino.

Los senderistas, según sobrevivientes de la masacre, iniciaron su recorrido por las comunidades, aparentando realizar un recorrido rutinario pero cada parada del bus de la muerte implicaba el aniquilamiento de decenas de personas.

Los primeros asesinatos se produjeron en el anexo de Chalapuquio, hacia las 7 de la mañana del 16 de julio de 1984. El bus prosiguió su ruta hacia Badopampa, Doce Corral, Chaupiwasi, llegando por la noche del mismo día a Soras, su paradero final.

Esta acción de SL fue en venganza contra los campesinos de 25 comunidades de la cuenca del río Chicha que formaron alianzas para luchar contra los subversivos, ante la ausencia del Estado.

En ese tiempo, el mando político de la zona era Víctor Quispe Palomino, “camarada José”, hoy al mando de los remanentes de Sendero Luminoso en el VRAEM. Según el atestado policial Nº 019 – Dircote, del 12 de abril de 1985, Quispe Palomino admitió haber participado en numerosos atentados como la masacre de Lucanamarca, haber sido mando senderista en la zona de Cangallo-Fajardo entre setiembre de 1982 y noviembre de 1984, en la que se consideraba la zona de Soras y Chipao.

La ceremonia de reconocimiento concluyó con una romería al cementerio de Soras, donde se develó una placa que representa una reparación simbólica para las víctimas por parte del gobierno del presidente Ollanta Humala.

Advertisement